A MODO DE CONCLUSION
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

A MODO DE CONCLUSION

 

                    El mundo que se avecina  será mucho mas anti-ético e inmoral de lo que Ud. seguramente presume.

 

La disyuntiva ética y moral frente a la defensa de un específico  interés propio ”, será cada vez mas acentuada.

 

La transformación de los “ estados-nación ”  en “ ciudades –estado ” bajo el paraguas protector que brindará la seguridad que nos venderá ” el estado hegemónico, trastocará los sistemas de vida y la manera de interactuar de los individuos y los pueblos.

 

La explosión demográfica en los países del tercer mundo, unido a la presión que las masas ejercerán sobre los suburbios de las grandes ciudades ricas ( como en la India y Pakistán, San Pablo, Buenos Aires, Rosario etc. actualmente ); las luchas étnicas y las religiosas ( como en Ruanda, Somalia, Nigeria, Yugoslavia, Kosovo, Herzegovina Albania, Montenegro, Croacia etc.), la discriminación de los desarrollados por sobre los emergentes que tratarán de infiltrarse en sus grandes urbes;  ( como ya les sucede a Ingleses, Franceses, Italianos, Españoles, Norteamericanos, Canadienses, etc ); el aumento del consumo de alcohol y las drogas;  el accionar de las bandas organizadas, publicas y privadas; la presencia - sin discriminación geográfica  ni política - de movimientos  terroristas; la lucha por intereses hegemónicos de los distintos participantes de la aldea global, la miniutirización de la tecnología, la facilidad de acceso al armamento nuclear táctico, - que está en venta en el mercado -; las armas bacteriológicas de fácil transporte y escondite con su poder letal multiplicado; y mucho mas aun, obligará frente a cada acción especifica, a cuestionarnos nuestros principios morales y de ética cristiana, nuestra base de sustentación filosófica griega y el basamento de nuestra legislación con antecedentes romanos, diluyendo  los principios de la  “ República de la virtud ”, y acercándolos peligrosamente a los de la “ eficacia de resultado de la política pública ”, que tan tempranamente viera Tomas Hobbes y desarrollara la inteligencia de Maquiavelo.

 

Para equilibrar nuestra participación en “ ese mundo  ” ( que está ya a la vuelta de la esquina ), debemos poder sentarnos ... hoy ... a la mesa en donde se discuten y resuelven los cuestionamientos de la “ globalización ” en ciernes.

 

Tal como oportunamente lo intentara el tercer mundo a través de la actuación de la OPEP y el movimiento de Los No Alineados en la década del 60/70 y hoy los foros anticapitalista que se contraponen a Davos, Florencia, Doha,  etc.  ( por ejemplo Brasil ),  debemos necesariamente reintentar el dialogo NORTE – SUR,  para  resolver los enormes problemas que actualmente no solucionan ni Naciones Unidas, ni la OEA, ni el G7/G8, ni el FMI.; ni el Banco Mundial; ni la OMC, ni ninguna otra institución internacional ficticia donde el resultado es consecuencia del peso de la cantidad de votos.

Y éstos, - los votos -,  proporcionales a la participación financiera.

 

Si la participación  y el voto, de los países, en esos organismos internacionales,  fueran inversamente proporcionales a su capacidad económica, algo podríamos intentar.-

 

Por ello nada  podemos esperar  del  NAFTA y el ALCA.

Esto marca la indispensable necesidad de constituir los “ bloques propios ”, capaces de negociar con los “ otros bloques ”.

 

La inteligencia en la elección de las alianzas estratégicas y tácticas internacionales, sellaran nuestro futuro.

 

Todos estos intentos fallidos, no nos deben hacer perder las esperanzas.

 

Solo nos escucharán, cuando estemos capacitados para generar temor al daño que le podemos causar .

Este es un principio primario de la guerra.

La “ estabilidad de las fuerzas ” es consecuencia directa de la cantidad de su poder.

 

Y el cuestionamiento “ ético ” que proponemos, deberá ser aun superior al que trataron de imponer los países productores de petróleo desde la creación de la OPEP en 1960.

Debemos de aprender de  la historia, la cantidad y variedad de trapisondas a las que nos veremos sometidos.

 

En los 80, todos los  políticos y gobernantes, reconocieron la razón del Sha en su enunciado de 1973.

Ya era tarde.

Habían perdido la batalla frente al occidente industrializado.

 

Hoy podemos cuestionar sobradamente los principios en los que “ ellos ” sustentan el capitalismo especulativo que nos imponen ( y que ellos no practican ).

 

Como requiere  y enseña el mas simple tratado sobre “ La Guerra ”, peguémosle al enemigo en su flanco mas débil con todas nuestras fuerzas.

No rebotemos inútilmente sobre su “ frente compacto ”.

 

El golpe debe darse “ en un solo punto ” y en “ un solo momento ”.

Simple aplicación del principio de la acción ofensiva, y de la economía de la fuerza.

 

En la conducción política : “ principio de simpleza ”.

 

Este acto de esfuerzo formidable, nos permitirá constituir la base de sustentación filosófica, ética y moral, de nuestro despegue nacional ( despegue espiritual y material ) que refunde la Nueva Argentina, y que permita en el futuro – estrategias de alianzas internacionales acertadas mediante – ocupar una silla frente a la mesa de los poderosos que resuelven sobre nuestro destino.

 

Irremediable, inexorablemente debemos construir una importante Nación, debiendo para ello amplificar nuestras ventajas ( que son muchas ), diluyendo los efectos – y las causas - nuestras falencias.

 

Para ello, la base  primaria del resurgimiento es el programa económico que formulamos.

Reconstruiremos la Nación desde una perspectiva ética y moral, en todos los órdenes, estamentos, situaciones, espacios, conceptos y definiciones, motorizando el cambio desde “  la acción política cualitativa ”, dando un golpe mortal al ejercicio político cuantitativo y decadente al que nos tienen sometidos la actual dirigencia.

 

Esto debe hacerse  “... H O Y ... ”, como en 1810; en 1816; en la Vuelta de Obligado; en MALVINAS.

 

Es un imperativo histórico para “ los nacionales ”.

 

No lo espere del  aparato “ liberal ”.

Ellos son internacionales por origen y practica diaria.

 

Una vez mirando a Francia, otra mirando a Inglaterra; ahora a Estados Unidos.

 

Calidad típica de los que miran hacia afuera pensando que el país termina en la Gral. Paz.

 

Nosotros estamos convencido que en la Gral. Paz ... el  país comienza.

 

En el ejercicio de esta acción democrática que pretendemos poner en funcionamiento, reconocemos que la “cantidad de votantes es importante ”. ( acción cuantitativa )

 

Pero la “calidad de la propuesta” es indispensable e irremplazable

( acción cualitativa ).

 

Hagamos lo posible por evitar que el pensamiento de  Malthus se corporice trescientos años después.

 

Este típico conservador inglés expresaba que...mientras el aumento poblacional se materializa mediante una progresión geométrica, el aumento de la riqueza  sube la escalera mediante una progresión aritmética ...”

Para él, el futuro traía consigo una fenomenal ecuación económica basada en el crecimiento exponencial    . . .   “ de la pobreza  . . . ”.

 

¿ Será verdad ?

 

¿ no estamos dispuestos a hacer nada para convencerlo  - a él y a sus seguidores -, que estaban equivocados ?

 

 

 

¿ o es necesaria una bomba atómica  que nos despierte de nuestro largo letargo ?

 

 

19 y 20 de diciembre de 2001 está aun frescos en  mi memoria.

 

Su recordatorio a un año vista .. parece agravarse.

 

Hagamos fuerza para evitar la desgracia,  y plantearnos la posibilidad cierta de construir un futuro mejor.

 

El capitalismo especulativo que nos imponen, y la opción ética de eficacia que la sostiene, es una reedición  entre “ civilización o barbarie ”.

 

Como en  elFacundo de Sarmiento, el liberalismo internacionalista se vuelven a equivocar.

 

La civilización está del lado de los autóctonos, de los aborígenes, de los pueblos oprimidos con tanta ignominia.

 

No en vano el “ Martín Fierro “ de José Hernández reflejaba en el 1872 – como en la actualidad – el grito desesperado de “ la tierra ”.

 

En uno de sus versos – con el que nos despedimos – decía :

 

 

 

“... tiene el gaucho que aguantar ...“

hasta que lo trague el hoyo

o hasta que venga un criollo

en esta tierra a mandar...”

 

 

 

 

Hasta la próxima....si Dios quiere.

 

 

 

 

 

 

 

Dr. Jorge Humberto Jordán