LA OPCION ETICA Y EL CONTROL DE CAMBIOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                    El “ control de cambios es tan solo un sistema de manejo monetario, pero su aplicación en un país  implica la decisión no ya solo de manejar su moneda y la divisa, sino también el comercio exterior con sus producidos, sus precios y sus salarios.

 

Espero que Ud. haya comprendido  hasta aquí todo lo que expresamos sobre el capital, el capitalismo, el capitalista, la moneda, el interés, el patrón oro, el patrón dólar, la función que le cabe al Banco Central,  la Banca Privada, etc.

 

De aquí en mas trataremos de hacerle comprender lo mas fácil posible, qué es el control de cambios,  y que significa en los hechos su aplicación.

 

Por el contrario – Ud. entenderá  porqué  el sistema es tan cuestionado por la ortodoxia liberal;  ortodoxia que no se impide a si misma adoptarlo en cuanto momento de necesidad real así lo aconseja.

 

El control de cambios, es una decisión económica, que implica que el país ha resuelto tomar el control . . . de los cambios monetarios.

 

Esto es.

 

Toda la divisa internacional que ingresa al país, como toda la que sale, - ambas por cualquier razón - deben necesariamente contar con la autorización de la entidad pertinente  - que generalmente es el Banco Central, el que fija su valor -.

Este podrá ser uniforme o diverso.

Cambio único, o cambios múltiples.

 

Es claro que al fijar el estado el valor del a divisa extranjera, lo que está en definitiva ocasionando es la fijación del valor relativo de su propia moneda.

 

Yo,  exportador de carne cereales o productos industriales vendo al exterior, y percibo por mi producto divisas internacionales, las que debo obligatoriamente liquidar al Banco Central, que me entrega los pesos moneda nacional al cambio del día que establece el mismo estado, y ya no el mercado libre de cambios.

 

Como contrapartida, yo importador, debo pagar con divisas los bienes y objetos que adquirí del exterior, debo pedir permiso al Banco, el que  - autorización mediante -  me entregará los billetes divisas al cambio que el estado fije para esa operación.

 

Si tal como establece la ortodoxia liberal, el dólar – como divisa – es representativo de riqueza y valor de intercambio en la comercialización internacional, es mas justo, que esa riqueza – que es de todos – sea manejada por el estado nacional en representación de todos.

 

Si e esta lógica deductiva es acertada – y siempre partiendo desde la concepción que de la economía ellos sostienen - ¿ porque voy a permitirle por ejemplo a  Bunge y Born en su calidad de acopiador exportador – o a cualquier otro particular – manejar y dirimir el conflicto de precios y  valores monetarios que toda negociación internacional implica ?.

 

Si la divisa que ingresa es  representativa de la riqueza; si por esta entiendo productos elaborados por nuestra propia economía; y si los beneficios que produce una sana economía – porque son de todos – deben ser repartidos entre todos en función de una proporción justa y equitativa ...

 

¿ quién mejor que el estado para asegurar la distribución justa ?

 

Sirva este comentario irónico, para entrever y entender, que el “ control de cambios ” no es mas que un sistema amortiguador de la disputa de los intereses comerciales que subyacen en todo negociación  de “ intereses ”.

 

La determinación de cuantos dólares voy a recibir por cada tonelada de cereal exportado es una cuestión que puedo dejar al arbitrio del mercado, o puedo limitar su accionar poniéndole algunas vallas de contención   que aseguren la defensa del porcentaje de la riqueza producida que nos corresponde a todos, . . . - deducida que fue la ganancia del capitalista - .

 

Como contrapartida, cuando pago con divisas la importación de algún producto, no dejo que solo el mercado fije  la amplitud de utilización de la divisa conseguida por el esfuerzo de todos.

La divisa producto del esfuerzo compartido, debe servir para adquirir los productos necesarios y útiles puestos al servicio del bienestar general.

 

No es lo mismo permitir el  uso de la divisa para pagar un crucero en Cancún, o una vista a la Torre Eifel – a la que los argentinos rendimos durante largos períodos de nuestra historia la debida pleitesía – como a la Inglaterra del Almirante Nelson por la que todavía nuestra Marina luce “ cinta negra ” en señal de luto - , que gastarla  en  pagar importación de insumos necesarios para la producción de robots que instalaremos en nuestras fábricas, o remedios con los que sanaremos a nuestro pueblo.

 

¿ cree Ud. que es lógico que se despilfarren las riquezas de todos “en espejitos de colores” que solo consumen algunos ?.

 

Y esta función de cuidador de la relación entre nuestra moneda y la divisa producida por el comercio internacional, no es la única función trascendente del control de cambios.

 

También, es importante a la hora de fijar  el valor de nuestros salarios y productos.

 

Y la fijación del valor de salarios y precios hace a la aplicación de la ecuación económica que se traduce en “ equitativa redistribución dela riqueza ”.

 

Al precio del producto que usted adquiere lo debe calcular en función de las horas de trabajo que necesita sacrificarse para adquirirlo.

 

Mantenga esa relación en su cálculo histórico, y verá que solo en el accionar de los pocos gobiernos nacionales que tuvimos, Ud. llegó a necesitar menos horas de trabajo para adquirir la misma cantidad de productos.

 

Si los pilares fundamentales de constitución del capitalismo son EL CAPITAL  y  EL TRABAJO, lógico es deducir que son componentes en igualdad de condiciones – porque tanto vale el uso del capital, como el de la fuerza laboral que le impongo para transfórmala en producto y riqueza -, por los que se deberá retribuir con idéntico porcentaje de beneficio.

 

50 % para el capital; y 50 % para la fuerza laboral.

 

Ya se convenció Ud.. que solo en breves períodos de gobiernos nacionales, se llegó a una expresión acabada de justicia retributiva; de equidad; de moral y de ética.

 

Y seguro es, que fijando el valor de la moneda extranjera – en los sistemas de patrones oro o dólar -, se fija el valor de la propia; el valor de nuestros productos; y el valor de nuestro trabajo.

 

En la convertibilidad le decían que Ud. ganaba por ejemplo 600 $ equivalentes a 600 U$S.

 

De golpe pesificaron y Ud. pasó a ganar tan solo $ 600 que equivalen a menos de U$S 200.

 

¿ no percibe que algo le robaron ?

 

¿ no se da cuenta que nada cambió en la realidad a no ser los valores relativos de las monedas con las que se intercambian los bienes que produce una economía ?

 

Elija cualquier producto al azar de consumo masivo, y aplíquele el método que investiga cuantas horas de trabajo necesitaba  antes de la devaluación, y cuantas necesita ahora ?

 

Seguro que perdió.

 

En una economía como la actual en la República Argentina se necesitan 60MM de unidades de moneda – cualquiera sea y como la llame – para transar el intercambio de productos que crea la economía y que se comercializan entre todos los habitantes.

A esto, “ nuestro economistas ” lo llaman “ dinero transaccional ”.

 

Esto surge de un simple análisis  de la composición y la cantidad del producto bruto interno.

 

Si Ud. Banco Central en cumplimiento de exigencias políticas impuestas desde afuera, decide privilegiar el pago de la deuda externa por sobre el consumo del mercado, restringe la cantidad de moneda circulante, para que el mercado interno tenga menor capacidad de consumo, lo que le generará excedentes productivos que volcará a la venta de su producto al extranjero, con lo que obtendrá las divisas con las que el mismo Banco Central abonará al acreedor capitalista internacional.

 

Esta restricción monetaria la logra el Banco Central de mil maneras.

Si dice que el dólar cuesta $ 3.50 y sale a comprar todos los días billetes moneda nacional permitiendo con ello que los extranjeros se lleven las divisas, ... a mayor venta de dólares ... mayor absorción de moneda nacional que quitan del mercado interno.

 

Otra simple manera, -  y a la que la ortodoxia liberal es tan afecta – es aumentar la presión tributaria.

 

Mayor impuesto, menor actividad productiva y comercial.

 

Pero la mayor presión tributaria, en la Argentina nunca gravó la ganancia.

Siempre gravó el consumo.

El aumento de la presión tributaria, resta circulante, porque lo paga el pueblo.

 

Esto viene desde 1935 en que al crear el impuesto a los réditos pretendieron por  exigencia del Imperio Británico, perjudicar la competencia en ciernes que ya le imponía el capitalismo norteamericano.

Claro es recordarles,  que todos los beneficios y prebendas que había conseguido el capitalismo ingles desde 1810 en adelante  contenían la :

 

EXIMISION DE TRIBUTOS.

 

 

¿ Le resultan mas claras ahora las privatizaciones ?

 

¿ Quiere detenerse un instante a contabilizar – gruesola cantidad de su facturación y lo que pueden hacer en el mercado bursátil y el de cambios con semejante masa monetaria ?

 

¿ Sabe Ud. que la facturación bruta de las privatizadas casi es similar a la que  consigue la AFIP ?

 

¿ ENTIENDE Ud. ahora, porqué quieren  PATRON DOLAR y Banco Central  autárquico ?

 

¿ Ya se dio Ud. cuenta de la importancia de su masa de dinero para fijar el valor del dólar en el mercado libre de cambios y con ellos los valores de salarios y productos ?

 

¿ Entiende ahora como cierra el círculo exigiéndole al estado nacional que considere similares las libertades individuales y las económicas – entre ellas la de libre uso y circulación del capital y percepción de intereses ?

 

¿ No se pregunta Ud. que hace el país cuando no tiene suficiente cantidad de dólares para pagar los servicios de interés y capital debidos al extranjero ?

 

Al igual que pasa en su casa, Ud. paga sus deudas con la diferencia entre lo que gana y lo que gasta.

Eso es “ el ahorro ”.

 

En un país, lo paga con el superávit de su balanza comercial.

Diferencia a favor entre lo que produce y exporta y lo que importa.

Igual que Ud. . . . CON AHORRO . . .

 

Como en la Argentina generalmente tenemos déficit no superávit,( REAL NO DIBUJADO ), no tenemos excedentes en divisas para pagar lo que debemos.

 

¿ Pues entonces que hacemos ?

 

NOS VOLVEMOS A ENDEUDAR.

 

Si, ...  tomamos prestamos en divisas de la plaza internacional  pagando tasas exorbitantes – generalmente tasas flotantes con las que el capitalista prestamista decide a su arbitro cuando le debemos mas y cuando le debemos menos – para pagar con su producido :

 

LA GANANCIA  DEL CAPITALISTA EXTRANJERO QUE VINO A ESPECULAR AL PAIS.

 

Si ..., asumimos  la toma de prestamos extranjeros, para pagarles la ganancia por la utilización de un capital que generalmente no trajeron.

 

Y para que esos prestamos con el que pagamos “ sus ganancias ”  se desdibujen en “ sus ganancias ”, inventamos  ficciones que a la postre determinan que por cada DOLAR tomado, y por cuya cantidad pagamos intereses, solo ingresen el 50 %, - o mucho menos aun -  como con la Baring Brother.

La diferencia son comisiones, intereses adelantados, primas de RIESGO PAIS – por acá andaba el índice de la Banca Morgan -, costos, gastos, honorarios de “ negociadores nacionales y extranjeros ”, - siempre indispensables a la hora de robarle al país – cuotas adelantadas retenidas etc.etc.etc.

 

Espero que este poquito de relato, le sirva para analizar con mayor detenimiento el decir de los políticos y del cuarto poder con que se sirven, que bate parches con argumentos mentirosos.

 

Acople a su funcionamiento cerebral de pensamientos, UN METODO de análisis que parta de la imposición de una OPCION ETICA tanto a los objetivos finales del estado, como a los medios e instrumentos idóneos para llevarlos a cabo.

 

 

 

 

 

Seguro que el resultado será que Ud. elegirá la constitución de una NACION y no la continuidad de una COLONIA.