La opción ética  16/11/02

 

 

LA OPCION ETICA

 

UNA RESUMIDA  HISTORIA – EN LA POLITICA Y EN LA ECONOMIA.

EN LA PROPAGANDA, EN LAS FINANZAS Y EN LA TECNOLOGIA

 

  

                    A modo de aclaración  y con la sana intención de hacer comprender que lo que desarrollaremos es un punto de vista  desde un ángulo de la realidad, es debido recordar que los acontecimientos históricos se suceden en razón de un sin número de causas, que estos producen una diversidad de efectos aun en el futuro, y que su análisis completo excede las intenciones de la exposición.

 

Sin perjuicio de  ello – y a fin de no restarle méritos al desarrollo – es claro que el análisis de la historia – y mucho mas de la economía política  y de la política económica – desde la filosofía, la ética y la moral -, no es cosa común, y que para poder efectuarla  hay que situarse  por encima de la culturización de principios y objetivos a los que diaria y continuamente se nos somete.

 

También desde esta óptica analizamos algunos de los instrumentos de los que se valen, como sus sistemas monetarios de cambios fijos – PATRON ORO y PATRON DOLAR – y de las instituciones que utilizan como los Bancos Centrales, y el sistema bancario.

 

Le opondremos nuestra propuesta ética de la economía con la aplicación del PATRON – PRODUCTO.

 

No crea que es sencilla la tarea .

 

Pero si es posible, es gracias a la visión de los hechos que da el estudio de los mismos con una clara concepción deísta, filosófica, ética y moral de la vida, que sin duda, de la mejor manera proveen los autores clásicos, principalmente los griegos.

 

En el comienzo de nuestro desarrollo en el  archivo “ La del Estribo ”, resumíamos que a lo largo de todos los escritos previos (archivos “Isidro”), habíamos utilizado principios y concepciones de la metafísica, de la física, de la axiología, de la teología, de la filosofía, de la ética, de la moral, de  la lógica,  de la ideología, de la doctrina, de la conducción, del método, de la historia, de la política, de la economía política, de la política económica,  del derecho nacional,  del internacional, de la estrategia, de la táctica, de lo técnico etc. etc. etc.

Hoy trataremos de adentrarnos en la especifica concepción de la ética del comportamiento, y su relación con el funcionamiento del “ capitalismo ” - con ejemplos de la historia -, y de las consecuencias que la inexistencia de la misma ( de la ética ) trae como imposición siniestra en la vida de los pueblos.

Entendemos por “ ética ”, la parte de la filosofía que se adentra en el conocimiento y especificación de lo “ debido y lo indebido ”.

 

A consecuencia, “ la moral ” – que es parte de la “ ética ” - , identifica y separa lo “ bueno de lo malo ”.

 

De esto concluimos que la ética incluye “ lo debido y lo indebido; lo bueno y lo malo ” y que para poder aplicarlo e individualizarlo en el análisis del sistema capitalista, deberemos necesariamente manejar el criterio utilitarista, que resaltara un liberal ortodoxo de los quilates filosóficos  de  Stuart Mill, la opinión de Tomas Hobbes sobre la  esencia y conducta del hombre, y  el pensamiento de  Maquiavelo en cuanto al ejercicio de la actividad política, contraponiendo a ellos los principios contenidos en  “ la Republica de la virtud ” que nos legaron los griegos.

 

Stuart Mill,  sentenciaba en resumen, “ ... que es bueno, todo lo que me hace feliz  ... ”.

Claro criterio de “ utilidad  ” del hecho o la decisión tomada

Si bien éste principio filosófico, fue desarrollado para conocer el limitado espacio de las vidas individuales, la imposición del pensamiento mecanicista del universo newtoniano, y el claro interés deformatorio - consecuencia de la aplicación de políticas económicas malintencionadas e interesadas -, lo trasladaron a la concepción de las “ políticas  de estado ”, comenzando el camino del “ capitalismo anti –ético ”, ( o contrario a la ética )  que es - en definitiva - el que  queremos analizar con el fin de ponerle remedio.

 

Capitalismo anti-ético que presupone la necesaria existencia de un Leviatán que privilegia  la concepción de la eficacia pública ( esto es la del estado ), por sobre la ética privada ( esto es la de los individuos ),  y se sostiene en los “ medios ” proveídos por la laxa conducta moral, ética y política contenida en  los pensamientos de Maquiavelo.

 

Capitalismo anti-ético,  que se limita al análisis del resultado eficaz de la política emprendida, dejando de lado el criterio de “ virtud ” que impone su visión desde la óptica de la ética y la moral.

 

Por capitalismo entendemos – según la visión liberal ortodoxa -  “ el primer sistema  universal de producción y distribución de los bienes producidos en una economía ” .

 

Aquí empieza la primera diferenciación que enunciamos.

 

La ortodoxia liberal habla  de “ ... producción y distribución de riqueza ... ”,  incluyendo en este concepto  a la  “ moneda ”.

 

Ya fue aclarado cual era nuestro concepto de “ la función dinero o moneda ”, ( en el ciclo capitalista ) al explicar  que  no entendíamos a ésta como sinónimo de CAPITAL, sino como un mero y exclusivo “ instrumento de cambio ”.

 

También entendemos que “ riqueza  ” son bienes productos, servicios, trabajo acumulado, inteligencia  y cultura – no MONEDA -.

 

Para proceder a comprender el alcance de la investigación, diremos que concebimos en el mundo actual, dos clase de capitalismos.

 

A.- el liberal ( o neo liberal )  que nos impone  el “ primer mundo ”

      ( aunque ellos de  hecho no lo practican ).

 

B.- el nacional,  posible en el “ tercer mundo ”.

      ( en el medio, boyan Europa y Japón,  intentando sacudir el yugo

      de la imposición norteamericana ).

 

Al hacer esta distinción, ya hemos adoptado una posición filosófica, ética y política.

Si el “ capitalismo liberal ” fuera éticamente justo, no existiría la diferenciación enunciada.

Hablaríamos solo de “ capitalismo ”.

 

El “ capitalismo liberal ”, nace en 1776 con Adams Smith en su celebre obra “ La riqueza de las Naciones...”, continuando su proceso intelectual  con el desarrollo de la idea a través de los conservadores victorianos ingleses como David Ricardo, Roberto Malthus, y luego John Stuart Mill,  Piggot y los discípulos de la Universidad de Cambridge.

Dentro dela historia nacional, podemos claramente argüir, que “la historia del capitalismo” ha dejado muestras y heridas indelebles y permanentes a lo largo de los años y de las épocas.

 

La historia del capitalismo liberal, conservador y ortodoxo, es la historia de la humanidad desde el siglo XVI hasta nuestros días.

 

Como simple ejemplificación de lo que acontece con él, un pequeño comentario de  la  historia nacional.

 

Signó nuestra etapa previa a la independencia con su característica de economía de subsistencia, mediante el instrumento de la “ piratería ”; nos introdujo de su mano a la esfera  de dominio e influencia del “ imperio  inglés ” a partir de 1810;  inició su dominación mediante el manejo del “ empréstito y el endeudamiento ” como forma de sometimiento y coloniaje con  Rivadavia ( recordemos en el 1826  la Baring Brother ); fue causa y motivo de la caída del período nacional encabezado por el Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas; influencio la teoría y la practica real de la vida diaria durante el primer período constitucional ( Urquiza y Derqui ) ; manipuleo nuestro desarrollo frente al desatino cómplice e interesado de personajes como  Mitre, Sarmiento, Avellaneda, Roca, Juárez Celman,  Pellegrini, etc. imponiéndonos la categoría de “ economía complementaria o subsidiaria ” mediante el ardid y el engaño, contando con la complicidad inestimable de nuestros “ seudos patriotas ” y las oligarquías terratenientes ( hoy el establishment ) que representaban, sometiéndonos a una política exclusivamente agrícola ganadera exportadora, desestimando el desarrollo industrial;  política que se sostiene con distintas variantes hasta nuestros días de la mano de personajes de la política y la economía nacional – e internacional -  como Kriger Vasena, Pinedo, Martínez de Hoz, Cavallo etc. etc. etc. que vienen manipuleando la versión “ anti – ética ” de la aplicación del sistema capitalista como productor y distribuidor de lo producido por una economía, respondiendo a  decisiones y resoluciones  extranjeras, para imponer matrices de comportamiento político y económico proclives y beneficiarias  del capital  internacional especulativo, y no de los ciudadanos  argentinos.

 

Por el otro lado, “ el capitalismo nacional ”, expresado primariamente por  Mariano Moreno y el Coronel Dorrego ( fusilado por Lavalle ), que se impuso de la mano del Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas; que renació de la mano de Irigoyen ( 1916/22 y 1928/30 ) en dos oportunidades, y que culmina  en 1955 con la caída de la experiencia nacional encarada por el General Don Juan Domingo Perón.

 

 

Esta versión nacional, es clara muestra del ejercicio de la “ opción ética valida ”  a la hora de elegir “ el qué; el porqué; el para qué; el dónde; el cuándo, y el cómo ”.

 

 

Las opciones son claras.

 

a.- la liberal ( anti-ética ) del capitalismo especulativo apatrida y

    transnacional.

 

b.- o la nacional ( ética ), nuestra y productiva.

 

Ambas deberían estar subordinadas al cumplimiento de los objetivos políticos del estado, que no pueden ser otros que propender y contribuir a la felicidad de su pueblo.

El objetivo político debe ser cumplir  la aspiración del pueblo.

 

Como decía Napoleón Bonaparte   “ ... la política es el destino ...”

La “ economía ” subordinada a la “ política ”, y no a la inversa como pretenden imponernos.

 

A esto tienden el pensamiento único ”, “ la concepción determinista de la historia , y la presunta  neutralidad de la ciencia.