LA PROPAGANDA

 

 

 

Con la propaganda – y ayudados por un sinnúmero de idiotas cómplices interesados locales, pseudos intelectuales, periodistas y economistas de nota – conforman, ( crean ) la opinión publica, deformando las concepciones definitorias de la ciencia. ( ellos mismos se dan en llamar “ la estructura orgánica intelectual   o los formadores de opinión ”.)

 

Nos venden ”, que el pensamiento económico ortodoxo puro y científico , en el que se fundamentan sus posiciones, es “ ciencia neutra ”.

 

Que su aplicación y resultados, están por encima de los pensamientos y doctrinas teóricas  y políticas.

 

Que debemos “ ponernos en las manos ” de los técnicos asépticos que – dominadores de los secretos de la ciencia – vertebraran los instrumentos que finalmente nos depositaran en un mundo de iguales, en donde la libertad  es  - y será - el valor supremo.

 

Que los sufrimientos que padecemos, solo son momentáneos, y que son el precio que debemos pagar por nuestros  “ errores pasados, y  nuestra felicidad futura ”.

 

Lo decíamos cuando hablábamos de “ Economía política “ y de “ Política económica ”.

 

Ellos nos imponen resolver nuestros problemas  desde la “ Economía política ”.

Ellos la “manejan ”; la crean; la desarrollan; la imponen con todos sus recursos.

Deforman el sentido y las definiciones de los conceptos básicos de la economía.

Nos imponen la categoría de “ ciencia ” económica; los conceptos de trabajo, capital, capitalista, capitalismo, moneda, emision, reserva, divisa, inflación, presupuesto, déficit, etc.etc.etc.

 

Es anglosajona en general. (si no lo cree verifique la nacionalidad de todos los presidentes del Fondo Monetario Internacional y los del Banco Mundial)

 

Se sostiene en parámetros distintos de comportamiento y de fines.

 

Difieren  con “ nosotros ” - los nacionales - en la apoyatura teológica y  filosófica.

 

 

No comprenden – y no aceptan – el fundamento católico, como no reconocen que la civilización occidental es la consecuencia del resumen vívido de la filosofía helénica, el derecho romano, y la universalidad católica de la redención.

 

 

Y para ello se valen de una burocracia internacional y estatal, que le es adicta, sumisa e ideológica y económicamente interesada y corruptible, y que intercalada - por momentos en los Organismos Internacionales, por momentos en los órganos de decisión nacionales -, están siempre presentes a la hora de resolver sobre nuestro futuro.

( lo que se da en llamar “ disciplinamiento y condicionalidad  ” ).

 

Anglosajones sus principales cabezas y cuadros directivos; tercermundistas emergentes los “ lenguaraces ” que viajan a los países sometidos,  para trasladar de “ viva voz ” las exigencias que “ El Imperio ” impone,  a través del Banco Mundial, el Fondo Monetario y la Organización Mundial de Comercio.

 

Su “ fin ”, - supuesto claro está – es “ la libertad ”.

El nuestro la justicia ”.

El de ellos, “ individual ”.

El  nuestro “ social ”.

El de ellos “ ateo ”.

El nuestro deísta ”.

El de ellos internacionalista.

El nuestro nacional ”.

 

La libertad que ellos pretenden imponer a occidente, es solo la que sirve a sus intereses de poder.

 

Por esto, nosotros pretendemos resolver desde la política económica ”, porque ésta si tiene en cuenta las características especiales y las necesidades de nuestro pueblo.

 

La ciencia no es neutra.

 

Su aplicación implica resultados.

 

Y estos influyen en la calidad de vida de los seres humanos.

 

Tan solo un simple análisis del ciudadano común, que compare el discurso con la realidad que asota al mundo desde tiempo inmemorial, será suficiente para desenmascarar a estos indignos.

 

Y todo esto con el bombardeo ideológico sostenido en la prensa que le hace el juego, y que pregonan que  las “ libertades económicas ”, no son mas que parte de las “ libertades individuales ”.

 

Presupuesto de origen falso, que trataremos de desentrañar en el próximo titulo.