PARA FINALIZAR

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Seguramente Ud. se preguntará porque una idea tan sostenida, sustentable, fundada, útil, simple y obvia, no ha podido plasmarse en ejecución a pesar de estar desarrollada y escrita hasta la mínima norma jurídica, y haberse explicitado ante una incontable cantidad de políticos, tanto oficialistas como opositores, recibiendo de todos ellos el elogio  por su validez y certeza ?

 

 

 

 

 

Sígame atentamente y se enterará.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La idea desarrollada en “ CAPITALISMO PRODUCTIVO – UNA OPCION ETICA ”, ha dejado claras certezas.

 

La primera de ellas es la incuestionable verdad que devela la utilización de las preguntas básicas que nos enseña la filosofía : qué – porqué – para qué – cómo – cuando – dónde.

 

Segunda, la lucidez impertinente de la lógica.

 

Tercera, la demostrada utilidad de la aplicación de la “ duda metódica ”.

 

Cuarta, el resultado positivo dela aplicación del “ método ” ( tesis – antítesis – síntesis ).

 

Quinta, la vigencia sostenida del pensamiento filosófico de los clásicos griegos.

 

 

Seguramente habrá  muchas mas – que Ud. querido lector  - habrá descubierto.

 

 

Pero el largo camino consumido desde la concepción de la idea, su desarrollo, escritura, exposición y resultados – hasta la fecha – ha clavado un pregunta – un cuestionamiento – que debe tener una consabida respuesta.

 

 

¿ Cómo es posible que una idea tan sostenida, sustentable, fundada, útil, simple y obvia, no ha podido plasmarse en ejecución a pesar de estar desarrollada y escrita hasta la mínima norma jurídica, y haberse explicitado ante una incontable cantidad de políticos, tanto oficialistas como opositores, recibiendo de todos ellos el elogio  por su validez y certeza ?

 

 

 

 

Para contestarnos – y obtener consecuentemente la respuesta buscada – volvamos a utilizar la lógica deductiva.

 

 

¿ Qué promueve la idea desarrollada en “ Capitalismo Productivo – Una opción ética ” ?

 

 

 

Promueve fundamentalmente la DIGNIDAD del ser humano.

 

DIGNIDAD consecuencia del TRABAJO.

 

 

 

 

¿ y qué le otorga la DIGNIDAD  al TRABAJADOR ?

 

La DIGNIDAD le otorga LIBERTAD DECISORIA.

 

 

 

 

Un TRABAJADOR  con “ TRABAJO ”, es DIGNO.

 

Si es DIGNO, es LIBRE.

 

 

 

 

Si es LIBRE, DECIDE POR SI.

 

Si es LIBRE y decide POR SI, seguramente SALDRA DE LA INCULTURA Y LA MISERIA.

 

 

 

RESSUMIENDO:

 

El TRABAJO otorga LIBERTAD DECISORIA, que transforma al ser humano “ TRABAJADOR ” en esencialmente  DIGNO, sacándolo de la miseria, la marginalidad, la frustración y la incultura.

 

 

 

Primero es INCULTO.

 

Después  - y como  lógica consecuencia -  es “ pobre ”, “ miserable ”, “ sometido ”, “ dependiente ”, “ indigno ”.

 

 

 

 

Pero veamos.

 

¿ A quién beneficia que el ser  humano sea pobre, miserable, sometido, dependiente e indigno ?.

 

 

¿ A quién perjudica que el ser humano sea CIUDADANO -  TRABAJADOR – CULTO – RICO –  DIGNO Y LIBRE ?.

 

 

SEGURAMENTE UD. – AMIGO LECTOR – YA CONCLUYO Y ENCONTRÓ LA RESPUESTA.

 

 

La incultura, la miseria, la pobreza, la marginalidad, la desocupación – en síntesis la INDIGNIDAD – es funcional al político que necesita CLIENTES – no militantes ni pueblo – para activar la politiquería, en beneficio propio.

 

 

ERGO.

 

 

LA MISERIA ESTRUCTURAL ES FUNCIONAL A LA POLITIQUERIA.

 

 

 

Y en nuestra querida PATRIA la generalidad es el ejercicio de la POLITIQUERIA en desmedro de la GRAN POLITICA, que no es otra cosa que “ el arte de gobernar ”, o como decía el General Juan Domingo Perón, “ el arte de hacer felices a los pueblos ”.

 

 

 

 

El ejercicio del TRABAJO que otorga DIGNIDAD, le impide al  CIUDADANOTRABAJADOR, ser esclavo de la BENEFICENCIA POLITICA del puntero de turno, que lo ata con la dádiva ( chapas, zapatillas, planes trabajar, choripan etc.etc.etc. ) obligándolo a “ subirse  al camión ”, y ser un voto cautivo, reeditando la sostenida practica de la primera década infame:   las “ Damas de la caridad ” y el  “ Ud. ya votó ”.

 

 

 

 

 

Seguro que a esta altura, Ud. ya puede elaborar y vocalizar la respuesta a la pregunta  con la que iniciábamos el archivo.

 

 

 

 

La idea no concita adhesiones políticas porque

 

HEMOS PUESTO EL DEDO EN LA LLAGA.

 

 

 

 

Si damos TRABAJO – y esa es nuestra propuesta – el hombre recupera su DIGNIDAD.

 

Si es DIGNO, es LIBRE.

 

Si es LIBRE, seguro que accede a la CULTURA.

 

Si es CULTO, seguramente escapará de la MISERIA.

 

 

 

 

Y si no es INCULTO, MISERABLE, POBRE, ESCLAVO e INDIGNO, no es MERCANCIA NEGOCIABLE EN EL COMERCIO POLITICO.

 

 

 

 

 

Nuestra propuesta rompe la posibilidad de que sigan utilizando la MISERIA ESTRUCTURAL como funcional a la POLITIQUERIA.

 

 

Y para desgracia de los que – por intereses espurios – se oponen a la idea, no nos pueden tildar ni de zurdosos ni de derechosos, porque pretendemos seguir siendo occidentales, capitalistas, cristianos, democráticos, representativos, republicanos y federales ( en buen romance simplemente JUSTICIALISTAS ), y proponemos no pelearnos ni con las potencias del primer mundo, ni con las del segundo, ni con los organismos internacionales de crédito, ni con el oficialismo, ni con la oposición  . . . NI CON NADIE.

 

 

Solo ahondamos las contradicciones y posibilidades que nos brinda un sistema de producción y distribución de la riqueza tan imperfecto como es el capitalismo.

 

Dejo para otra oportunidad el relato de las “ conversaciones ”, reuniones, charlas, etc.etc.etc.  con el aparato político.

Digno de un sainete de Vacareza.

 

 

 

Para redondear y concluir, un  recuerdo de una conversación mantenida con un querido SENSEI de Buda – Zen.

 

Me preguntó.

 

¿ Estimado amigo . . . que dialogo cree Ud. que le es posible mantener a un elefante con una hormiga . . .?.

 

 

Y pausada y tranquilamente . . . también me respondió.

 

 

NINGUNO amigo . . . NINGUNO . . .

 

 

Ciudadela, octubre 4 de 2003

Hasta la próxima si Dios quiere.

 

 

 

 

 

                               Dr. Jorge Humberto Jordán.